1111111

Animación Vocacional

 

Esta área anima y acompaña los grupos de adolescentes y jóvenes en proceso de discernimiento vocacional en las distintas casas a nivel nacional. Además anima y organiza las convivencias vocacionales

El área de Animación Vocacional hace referencia a una de las cuatro prospectivas que deben atravesar toda nuestras propuestas pastorales cuya finalidad especifica es favorecer la creación de la cultura vocacional, es decir un clima vital que invite a cada persona a vivir la vida como vocación, descubrirse creados, amados y acompañados por Dios y se dispongan a responder con gratitud.

El área pretende acompañar a las comunidades en la creación de un ambiente humano, espiritual y apostólico que favorezca la creación de la cultura vocacional, así como también a adolescentes y jóvenes de ambientes reales y virtuales, salesianos y no salesianos en la búsqueda del plan de Dios en sus vidas.

Con Los Jóvenes

El compromiso educativo es el corazón de la misión salesiana femenina. Cada Hija de María Auxiliadora sabe que juega su vida por Dios y por los jóvenes, inserta en una comunidad que le acoge y en la cual comparte la vida y la misión, intentando calificar su presencia para intervenciones cada vez más adecuadas a la realidad contemporánea.

 

 

 

                       

 

Educamos y Evangelizamos

Trabajamos en la educación de niños, adolescentes y jóvenes, según el estilo del Sistema Preventivo de Don Bosco en obras de educación formal y de tiempo libre:

. Escuelas: inicial, primaria, secundaria, técnica
. Universidades pedagógicas
. Oratorios
. Casas de Acogida
. Catequesis
. Centros Juveniles
. Escuelas Profesionales
. Actividades Artísticas
. Actividades deportivas
. Grupos de Tiempo Libre
. Misiones
. Proyectos para niños y niñas en riesgo

Tú Puedes Ser…

La formación de la Hija de María Auxiliadora (FMA) en la Provincia Antillana San José comienza con el Aspirantado, (período de dos años), continua en el Postulantado (período de un año) y el Noviciado (período de dos años) al final del cual se hace la Profesión Religiosa y permanece como Juniora hasta los Votos Perpetuos que se profesan después de seis o nueve años de profesión.
Antes de empezar el proceso formativo que dura 5 años, la joven realiza las convivencias vocacionales y si es necesario una experiencia de Voluntariado Vocacional que puede durar de 2 a 10 meses, permaneciendo en una Comunidad de Hermanas Salesianas asignada por la Provincial y su consejo con el fin de conocer la vida del Instituto y su carisma.