1111111

Dios nunca nos dejará solos

En el transcurso de nuestras vidas siempre habrá momentos en los que nos sentiremos solos, pero nunca lo estamos, Dios siempre estará ahí, en el momento que más lo necesitamos, y aun cuando creemos no necesitarlo está a nuestro lado.

Un ejemplo claro de esto fue cuando liberó al pueblo de Israel de la esclavitud en Egipto, Moisés fue el canal que Dios utilizó para hacer la obra, y fue el portavoz de las 9 plagas que afectaron al pueblo egipcio, por la decisión del faraón de no liberar el pueblo israelí,  con la última plaga, y a causa de la muerte de su hijo, el faraón ordena la liberación de los mismos, pero sin creer que todo lo acontecido era obra de Dios, el pueblo israelí liderado por moisés se va de Egipto a la tierra prometida, y tras días en el desierto llenos de felicidad, encuentran el mar rojo y sin idea de cómo iban a atravesar. En ese momento observaron a lo lejos al faraón y su ejército que se acercaba y la multitud se llenó de temor, Dios le dice a moisés que extienda su bastón sobre el mar y lo divida para que el pueblo cruce por en medio, y así se realizó, el faraón ordenó a su ejército a entrar al mar en busca de los israelitas, y estos, así lo hicieron, cuando el pueblo de Israel salió completo, el mar cerró sus compuertas y el ejercito quedó atrapado.

El señor nunca dejó solo a su pueblo, lo rescató de ese yugo, siempre estuvo a su lado, y al de Moisés, siempre estuvo para darle fuerzas para que siguiera adelante, para que no desfalleciera, nunca los dejó porque Dios los amaba, tanto como nos ama a nosotros que somos sus hijos, por eso como todo padre siempre está allí, velando por nuestro bien, es por esto que a veces las respuestas a nuestras oraciones , no está en las ganancias sino en las perdidas, pues todo obra para bien, y Dios sabe lo que hace, y nos guiará por el buen camino que nos llevará a alcanzar la vida eterna, confía en él, nadie llega a la tierra prometida sin pasar antes por el desierto,  nunca estarás solo, el siempre estará ahí, en cualquier momento, esperando por ti, para escucharte, y en su momento obrar,  sobre todo, ten fe como el pueblo Israelí que cruzó el mar sin temor alguno, confiando en nuestro padre, recuerda que nada es imposible para Dios.

 

Addy Medina

ECOS

About the Author:
Llegamos al país en el 1937, para la educación y evangelización de los jóvenes
Posted in Reflexión para la vida