1111111

La escucha

Ayer en clase me percaté de que el profesor quería proporcionarnos una información, darnos unos compromisos para el hogar, pero, mis compañeros tenían un ruido estruendoso y no pudieron escuchar que quería decirles el profesor. El día de hoy, llegó al aula y solicitó que colocaran los cuadernos sobre el escritorio, porque iba a sellar para completar una de las calificaciones, y muchos de mis compañeros reclamaron, y le decían que no se les informó la corrección de cuadernos, el maestro con amabilidad les recordó que el día de ayer fue dada la información, pero pocos quisieron escuchar. Esto me hizo pensar en cuantas veces al día, el señor nos llama a través de tantas personas, de su palabra. ¿Te has detenido a pensar en cuantas veces Dios te ha llamado y no has respondido por el ruido interior y exterior que rodea tu persona? A veces podemos llegar a pensar que Dios no está con nosotros, porque pedimos muchas cosas que no las vemos realizadas, Dios nos habla a todos, pero, solo algunos podemos escuchar y ver realizadas nuestras peticiones, porque el mundo está lleno de ruidos que están muy alejados a la doctrina que Dios nos enseña en su palabra con sus mandamientos. Nuestro padre nos invita a no alejarnos de su palabra, porque precisamente esa es la intención del ruido que nos rodea, del ruido que poco a poco intenta carcomer nuestra espiritualidad. Te invito a hacer silencio interno, a reflexionar sobre el amor de Dios, piensa en todas las llamadas que te ha hecho y no has podido escuchar, interioriza la palabra que Dios te da cada día, escucha y observa qué te quiere decir con ella, que enseñanza quiere dejar en ti.

 

Addys Medina

ECOS

About the Author:
Llegamos al país en el 1937, para la educación y evangelización de los jóvenes
Posted in Reflexión para la vida