1111111

Papa Francisco llama a una “ecología humana”

(ZENIT – 25 junio 2018).- El Papa ha usado el término “ecología humana” para describir la “sabiduría que debe inspirar nuestra actitud”, llamada a considerar la calidad ética y espiritual de la vida en todas sus fases.

Esta mañana, a las 11:30 horas, en la Sala Clementina del Palacio Apostólico, el Papa Francisco ha recibido en audiencia a los participantes en la XXIV Asamblea General de la Pontificia Academia para la Vida (PAV),cuyo  tema es «Equal beginnings. But then? A global responsibility», en curso en el Aula Nueva del Sínodo en el Vaticano del 25 al 27 de junio.

La obra “hermosa” de la vida –ha expresado el Santo Padre– es la generación de una nueva persona, la educación de sus cualidades espirituales y creativas, la iniciación en el amor de la familia y la comunidad, el cuidado de su vulnerabilidad y sus heridas; así como la iniciación en la vida de los hijos de Dios, en Jesucristo.

“Aprender a recibir el propio cuerpo, a cuidarlo y a respetar sus significados, es esencial para una verdadera ecología humana” ha descrito el Santo Padre.

Dignidad de la persona

El Papa ha manifestado su deseo de que la visión global de la bioética, que los especialistas preparan para relanzar en el ámbito de la ética social y del humanismo planetario, se mueva “a partir de la profunda convicción de la dignidad irrevocable de la persona humana.

En esta línea, el Pontífice ha matizado: La dignidad de cada persona, en cada etapa y condición de su existencia, “en la búsqueda de formas de amor y de cuidado con que se deben tratar a su vulnerabilidad y su fragilidad”.

Vida humana

Hay una vida humana concebida –ha señalado Francisco– una vida en gestación, una vida salida a la luz, una vida niña, una vida adolescente, una vida adulta, una vida envejecida y consumada – y existe la vida eterna. Hay una vida que es familia y comunidad, una vida que es invocación y esperanza. Como también existe la vida humana frágil y enferma, la vida herida, ofendida, envilecida, marginada, descartada. Siempre es vida humana.

Asimismo, el pontífice también ha apuntado que la sabiduría cristiana debe “reabrir con pasión y audacia el pensamiento del destino del género humano a la vida de Dios“, que ha prometido abrir al amor de la vida, más allá de la muerte, el horizonte infinito de cuerpos amorosos de luz, ya sin lágrimas.

 

Fuente: https://bit.ly/2N0iDkX

 

 

 

About the Author:
Llegamos al país en el 1937, para la educación y evangelización de los jóvenes
Posted in Reflexión para la vida