1111111

Semana Vocacional

Espacio propicio para implorar “al dueño de la mies, envíe obreros a su mies”. Tiempo especial para agradecer el don de nuestra vocación. Intensidad de momentos de  oración para pedir que Jesús,  siga encendiendo en los corazones juveniles la llama de la vocación y continúe atrayendo, invitando,  entusiasmando a jóvenes intrépidos, capaces de dejarlo todo por seguirlo a Él.

En este escenario de peces y redes, de llamada  y respuesta, es lindo evocar también la historia del instituto en el cual nos  hemos encontrado con la mirada de aquél que nos ha dicho “ven y sígueme”.

 Por eso, quiero evocar en breves pinceladas lo esencial de nuestro carisma.

Pertenecemos al   Instituto Hijas de María Auxiliadora, o Salesianas de Don Bosco, congregación religiosa internacional, de origen italiano. Tenemos como fundador a San Juan Bosco, nuestro querido Don Bosco, Padre y Maestro de los jóvenes. Nuestra cofundadora es Santa María Mazzarello, nuestra querida Maín, como la llamaban cariñosamente, en su pueblo natal.   De ellos  hemos heredado el amor a los jóvenes y la  dedicación a su formación integral. 

Con nuestros hermanos  Salesianos, compartimos  la Pedagogía Salesiana o  el Sistema Preventivo cuyos pilares son la razón, religión y amor. Sistema basado en la presencia continua y activa de los educadores entre los jóvenes.

La alegría salesiana y el ambiente de familia son dos elementos muy cuidados en la educación salesiana. Una de nuestras  máximas es: “educar evangelizando y evangelizar educando” y siempre con la  alegría típica salesiana,  de ahí que  “nosotros hacemos consistir la santidad en estar siempre alegres”

Nuestro  carisma es, ser en la Iglesia, mujeres consagradas que, viviendo en comunidad y estando en medio de la gente, expresamos la mística de un amor radical por Cristo, en un ambiente de alegría y de familia, en la entrega incondicional a los jóvenes.

Nuestro carisma  se centra  en:

1. Espiritualidad del cotidiano,  de la alegría y el optimismo

Lo cotidiano, el día a día, se vive inspirado en Jesús de Nazaret, en el Cristo de la Pascua, en la presencia de Dios Amor, en la confianza en la Providencia, en la amistad con Jesucristo, con alegría y optimismo, sin por ello renunciar al esfuerzo ni a la responsabilidad.

2. Espiritualidad de comunión eclesial

Lo cotidiano se experimenta en la inserción en la Iglesia, ambiente natural para crecer en la fe por medio de los sacramentos. En ella encontramos a María Santísima, nuestra Madre Auxiliadora,  primera creyente, que precede, acompaña e inspira. De Ella seguimos escuchando:”Hagan lo que El les diga” y de Don Bosco: “Ella, lo ha Hecho Todo.

3. Espiritualidad de servicio responsable

Con sencillez y alegría, vivimos el servicio educativo a los niños adolescentes y jóvenes en escuelas, oratorios, centros juveniles centros de promoción de la mujer, catequesis.
Cultivamos una entrega misionera, siendo Misioneras de esperanza y alegría.

Nuestro instituto es misionero desde los orígenes. En Mornés, Madre Mazzarello, las primeras hermanas y hasta las educandas soñaban con partir para ir a evangelizar a los y a las jóvenes en  tierras lejanas. El 14 de noviembre próximo cumpliremos  140 años de la partida de la primera

expedición Misionera del Instituto de las Hijas de María Auxiliadora (14 de noviembre de 1877 – 14 de noviembre 2017), rumbo al Uruguay. Fueron 6 las primeras salesianas llegadas a América: sor Ángela Vallese (23 años), sor Juana Borgna (17 años), sor Ángela Cassulo (25 años), sor Ángela Denegri (17 años), sor Teresa Gedda (24 años) y sor Teresina Mazzarello (17 años).

También el pasado 2 de noviembre cumplimos 80 años de haber llegado a República Dominicana. Precisamente en  noviembre de 1937, arribaron  las tres fundadoras de nuestra obra en tierra Quisqueyana: Sor Teresa Leonardi, italiana, Sor Cristina Bustamante  y Sor María Zago, mexicanas. Pioneras, que pusieron las  bases de lo que fue el antiguo Colegio María Auxiliadora, hoy casa provincial y  casa de acogida.  

Agradecemos al Señor la fecundidad de nuestro instituto. En la actualidad, las Hijas de Mª Auxiliadora en el mundo somos 14.723 hermanas, presentes en 89 países, en los 5 continentes. En las Antillas somos 129 hermanas: En Cuba, 19; en P. Rico 15 y en Rep. Dom.  95.

Apoyadas en la fidelidad de Dios, renovamos nuestro sí a Dios que nos ha llamado a un instituto mariano, misionero, catequístico y de dedicación exclusiva a niños, adolescentes y jóvenes.

Sor Petra Elena

 

About the Author:
Llegamos al país en el 1937, para la educación y evangelización de los jóvenes
Posted in Noticias de vida