Educomunicación

LA EDUCOMUNICACIÓN

La historia de la Educomunicación es un proceso joven, encarnado en la realidad comunicativa, educativa y social de los pueblos de América Latina y el Caribe, y en la diversidad cultural que enriquece sus raíces, por las que puede sentirse orgullosa y al mismo tiempo responsable de brindar la sistematicidad de sus raíces al mundo contemporáneo (Mollo Freytas 2015: 39).

 

El hecho de acercarse a la historia de la Educomunicación y evidenciar que brota de nuestra cultura latino americana, evidencia que la Educomunicación nos caracteriza, que sus elementos no son ejes extraños, sino que son elementos que con naturalidad lo encontramos en el entorno. La Educomunicación brota del ser.

 

 

¿QUÉ ES LA EDUCOMUNICACIÓN?

La educomunicación es la dimensión de comunicación educativa que se preocupa por el proceso de producción y recepción de mensajes, girando principalmente a la formación de receptores críticos remitiendo a los productos y procesos de comunicación.

 

Es el campo interdiscursivo e interdisciplinaria que abarca; la educación para comunicación, las mediaciones tecnológicas en los procesos educativos, gestión de los procesos comunicativos, la expresión a través del arte y reflexión epistemológica sobre la inter-relación de comunicación / educación (Fernández 2013).

 

Huergo  plantea que; “la educomunicación es un campo integrador, caracterizado por su interdiscursividad (2007: 35).

 

 A su vez De Oliverias sostiene que; la educomunicación no se trata de una nueva disciplina, sino del surgimiento de un nuevo paradigma discursivo transversal, constituido por conceptos tras disciplinares con nuevas categorías analíticas. (2009: 194).

 

 De Oliveiras define la educomunicación como: “toda acción comunicativa en el espacio educativo, o sea, la comunicación interpersonal, grupal, organizacional y masiva, realizada con el objetivo de producir y desarrollar ecosistemas comunicacionales” (2009: 194).

 

La educomunicación es promotora de un estilo para educar comunicando. Un estilo que permite la organización de los sentimientos, emociones, ideas y deseos para satisfacer la necesidad de encontrar un sentido, que considere una toma de posición con respecto a lo social y a lo cultural.

 

 

El objetivo de la Educomunicación: El objetivo de la educomunicación, es el de desarrollar un pensamiento crítico ante la situación que se vive mundialmente con consciencia de que el desarrollo de los procesos sociales y personales. Exige una reflexión colectiva, participativa y creativa para la búsqueda de soluciones a los problemas propios y ajenos, con gran sentido de diálogo, solidaridad e interculturalidad con la mediación del uso de la tecnología digital de los medios.

 

 

¿COMO CREAR VERDADEROS ECOSISTEMAS COMUNICATIVOS?

 En la visión salesiana, por ecosistema comunicativo entendemos el ambiente educativo, el clima de familia, el trabajo en equipo. Cada una de nuestras obras puede considerarse un ecosistema en el que la comunidad educativa, todos los ambientes educativos, las estructuras físicas, son elementos constitutivos esenciales y alimentan el clima que facilita el proceso educativo.

 

El oratorio, la escuela, los centros de acogida, además están dentro de un ambiente educativo más amplio. En éste hay un conjunto de relaciones, de acciones y de condiciones que se requieren mutuamente implicando a todos en una gran fuerza comunicativa capaz de influir en las instituciones, los educadores, los jóvenes tanto en los contenidos como en las metodologías educativas (ECOSAM 2002: 49).

 

ÁREAS DE INTERVENCIÓN DE LA EDUCOMUNICACIÓN:

En la reflexión realizada por las FMA de América Latina a finales de los años noventa,  y en  el documento  ¨Educomunicación paso a paso a la nueva cultura¨ con la asesoría de De Oliveira, estudioso brasileño, se amplía el concepto de educomunicación y se identifican cuatro áreas de intervención que según Mollo 2015, son las ¨puertas de ingreso¨ al universo de las prácticas educomunicativas, en cuya aplicación, los sujetos sociales pasan a reflexionar sobre sus relaciones en el ámbito de una propuesta educativa innovadora, activa y responsable.

 

 

Mollo afirma que; “cada una de las áreas reconoce una dimensión de la praxis de la educomunicación que sólo por razones didácticas y metodológicas se presentan por separado, pero que en realidad en la experiencia educomunicacional, se integran y convergen” (2015: 79).  A continuación se  presenta de una manera sintética estas áreas de intervención  según están descritas en la propuesta de educomunicación para la familia salesiana (ECOSAM 2012).

 

A.LA EDUCACIÓN A LA COMUNICACIÓN: comprende el estudio de la comunicación humana, de los fundamentos teóricos y del fenómeno de la comunicación social. Procura formar interlocutores sociales responsables, participativos, críticos y creativos, para hacer posible una comunicación social más solidaria y para todos y para capacitar a establecer relaciones interpersonales que propicien el crecimiento en humanidad.

 

  1. B) LA MEDIACIÓN TECNOLÓGICA: se ocupa del análisis de los procesos y de las reflexiones en torno a la ¨presencia¨ y a los múltiples usos de los nuevos medias en la educación, porque las nuevas tecnologías construyen una cultura ¨distinta¨ y una racionalidad que requieren ser comprendidas y reconocidas en la práctica educativa.

 

  1. C) LA EXPRESIÓN Y ARTE: se ocupa de la educación a la belleza, al reconocimiento de las formas estéticas como parte constitutiva de la persona humana, de la sociedad y de la convivencia; cuida los espacios del protagonismo y de la expresión para redescubrir la palabra y las modalidades para comunicarla a los otros.

 

  1. D) LA COMUNICACIÓN PARA LA CIUDADANÍA: se expresa en la constante atención por parte de la comunidad educativa para captar los cambios, las situaciones y las problemáticas de la cultura de hoy de forma que se actúe y se transforme el contexto en el que estamos insertos.

 

Desde un enfoque más actual, iluminado por la práctica Mollo (2015; 80-88) agrega cuatro áreas más  de intervención educomunicativa que se presentan como propuestas a partir de las cuales se sostiene la transversalidad y dinamicidad de la propuesta educativa emergente. Que se describen a continuación:

 

  1. A) LA PEDAGOGÍA DE LA COMUNICACIÓN: esta área se refiere exclusivamente a la educación formal, pensada como un todo en el “estilo comunicativo” de educar. Se mantiene atenta al cotidiano de la didáctica y prevé las múltiples acciones de los agentes del proceso educativo: trabajando juntos, construyendo conocimiento de forma significativa. Opta por la acción educativa a través de proyectos y experiencias de aprendizaje integradores. Pone énfasis en la aplicación de la práxis desde la perspectiva de la participación y el diálogo, la convergencia de pensamientos divergentes, el ambiente de colaboración y la construcción del aprendizaje, que involucra, integra y genera puentes de educomunicación.

 

  1. B) LA GESTIÓN DE LA COMUNICACIÓN EN EL ESPACIO EDUCATIVO: esta área está atenta a la articulación y al planteamiento específico de las diferentes áreas de aprendizaje, y favorece la gestión pedagógica en el aula, la gestión institucional del espacio educativo, así como la creación de distintos ecosistemas educomunicacionales en los espacios educativos reales o mediáticos, formales y no formales. Exige la presencia de un gestor, un coordinador o especialista que acompañe el proceso comunicacional en la pluralidad de manifestaciones.

 

  1. C) LA REFLEXIÓN EPISTEMOLÓGICA: esta área de intervención educomunicativa tiene como radio de acción la sistematización de experiencias de estudio e investigación de la educomunicación en su naturaleza epistemológica. Está constituida por las interrelaciones entre educación y comunicación y mantiene una atención especial a la coherencia entre teoría y práctica; se fundamenta en la dialéctica, es decir, en la negación de la posibilidad de su aislamiento conceptual, metodológico y programático.

 

 

 

  1. D) LA COMUNICACIÓN CON EL TRANSCENDENTE: esta área tiene como fundamento la identidad de comunidades educativas católicas. Dentro de la teoría educomunicacional, va a significar ofrecer la posibilidad de formar hacia una vida integral, cuyos valores, creencias, actitudes y habilidades cognitivas, sociales y comunicativas van a encontrar plenitud, en la medida en que participan como componentes fundamental en los ecosistemas educomunicacionales encarnados en la historia salvífica, que les toca vivir a los miembros de las comunidades educativas desde la experiencia de aprendizaje.

 

La autora expresa que; “el hombre es un ser religioso en esencia y a la vez está llamado a la comunicación con aquel que le trasciende, en quien encuentra la fuerza mejor para enfrentar los desafíos que el entorno le presenta” Sostiene que; “educar en la comunicación con el trascendente requiere tener presente aquello en lo que consiste, es decir, comunicar, compartir, favorecer procedimientos en los que se procesan vivencias y gestionar correctamente las emociones, los sentimientos y las convicciones, así como la capacidad de entablar redes de comunicación en la cotidianeidad del proceso educativo (Mollo 2015: 87).

 

 

Describe las estrategias de intervención educomunicativa del área de la comunicación con el trascendente como: espacios de silencio interior en la experiencia educativa que enriquecen el aprendizaje;  en la aplicación de encuentros, jornadas, retiro y tiempos para el enriquecimiento de la vida interior; como el desarrollo de una visión profunda del mundo, de sí misma y de la historia;  la toma de conciencia de la vida humana como don y tarea, como proyecto libre y responsable; la formación de juicios personales que permitan actuar con criterios e iniciativa¸ las experiencia con Dios que se comunica como referente significativo en la propia vida, la vivencia cotidiana de los sacramentos, como ejercicio relación, encuentro, responsabilidad personal y compromiso social y la apertura al otro respetando su originalidad. 

 

Para Mollo es evidente que la educomunicación se puede aplicar como nueva metodología en la escuela salesiana desde la cultura organizativa, teniendo en cuenta el criterio de la preventivita, reciprocidad y corresponsabilidad, desde la coordinación hecha diálogo, escucha y convergencia (2015: 113).

 

Conocer las áreas de intervención de la educomunicación son pasos que favorecen la comprensión, aseguran la aplicación de la misma de una manera concreta en la acción educativa. Cada una de estas áreas potencia una dimensión importante en el desarrollo integral del individuo, ellas se complementan y están siempre articuladas entre sí como expresan los autores.

 

 

About the Author:
Llegamos al país en el 1937, para la educación y evangelización de los jóvenes
Posted in Noticias de vida