Hija de María Auxiliadora, misionera polaca para Cuba

BIENVENIDA SOR ANNALas Hijas de María Auxiliadora de la Inspectoría Antillana San José hemos recibido una ¡buena noticia! La Madre General Yvonne Reungoat ha destinado para Cuba de entre las doce nuevas misioneras del Instituto en el bicentenario de Don Bosco a Sor Anna Lukasinska de la Inspectoría Polaca María Auxiliadora.

Esta sorpresa y este don nos renueva en nuestra identidad misionera, como cristiana y como Hija de María Auxiliadora, y nos permite recordar las palabras de Sor Alaide Deretti, consejera por las misiones, que hiciera a las hermanas participantes del Proyecto de Espiritualidad Misionera de la CICSAL en abril 2010. Es ahora el momento de asumir el compromiso personal y comunitario de cuidar la calidad de la presencia con el testimonio de una vida feliz, sencilla y esencial.

La realidad hoy necesita:

FMA QUE TENGAN FUEGO EN EL CORAZON para comprometerse a fondo con el proyecto de Jesucristo, olvidándose de sí mismas, amando más con gestos concretos, que con palabras, entregando la vida hasta el fin.

FMA APOSTOLICAS, capaces de dar un salto hacia la inseguridad, hasta la incertidumbre de la pobreza y abiertas a la novedad de vida que brota de lo esencial.

FMA ENAMORADAS de una forma de vida sencilla, amantes de la paz. Capaces de aceptar cualquier tarea, de acudir a donde sea, libre y obediente, espontáneas y tenaces, dulces y fuertes, llenas de la experiencia del amor de Dios y mediación de su amor a los jóvenes en especial los más necesitados.

FMA “DISCIPULAS Y MISIONERAS” que con María hacen llegar la buena noticia del amor y de la vida al corazón de todas las personas que Él les regala en el ordinario de la vida.

Agradecemos  al Señor, a la Madre General,  a la Inspectora Sor Halina Lewandowska y a la comunidad Inspectorial María Auxiliadora el don de la vocación misionera de Sor Anna.  Junto a ella, a la familia salesiana y con los jóvenes continuamos siendo misioneros de la esperanza y la alegría en la amada tierra cubana.

Nuestra bienvenida a Sor Anna Lukasinska se hace coral desde las tres naciones que componen nuestra Inspectoría: Cuba, República Dominicana y Puerto Rico. Cuba la espera con su bandera tricolor para darle la bienvenida a esta bella nación desde donde se irradio el carisma salesiano a las demás naciones y hoy se viste de gala por contar con una misionera del amor.  ¡Bienvenida a nuestras tierras antillanas!

About the Author:
Llegamos al país en el 1937, para la educación y evangelización de los jóvenes
Posted in Noticias de vida