La Justicia y la Paz se besan

Durante el mes de febrero, mes de la patria, la bandera dominicana flamea en plazas, calles,  edificios públicos y privados; su vista se hace permanente, sus colores y escudo

descargadespiertan en el corazón, los altos y nobles ideales, los profundos sentimientos patrios de nuestros Libertadores sintetizados en DIOS PATRIA Y LIBERTAD. La Biblia abierta en el escudo nacional, expone un versículo de la Palabra de Dios: “La verdad os hará libres”,  (Juan 8, 32).

Con motivo de celebrarse un año más de nuestra Independencia Nacional, la Conferencia del Episcopado Dominicano dirige su Mensaje al pueblo; esta vez, presenta una lectura de fe sobre la situación actual vivida en el país.

Cita un largo elenco de afirmaciones positivas, «que hacen posible que la justicia y la paz se encuentren desde valores culturales del pueblo que aún se conservan, hasta el accionar de mucha gente que desde sus vidas y puestos de trabajo ofrecen su talento en tareas a favor del justo desenvolvimiento de todos. Además,  tantas otras personas que en servicio voluntario sin fines de lucro, se sacrifican y buscan el bienestar de los demás».

Afirman además  «que para lograr que la justicia y la paz se besen, es necesaria una verdadera conversión al Señor en lo personal, familiar, comunitario y social. Habrá un mundo nuevo si hay hombres y mujeres nuevos, familias nuevas y comunidades nuevas. Viviendo con amor y solidaridad, haciendo nuestras las necesidades de los más pobres. Este es el camino de la santidad que es el camino de la paz».

Acojamos  desde lo más profundo de nuestro ser la Voz de Dios en el sentir de nuestros Obispos, siendo portadores creíbles del Amor de Dios y eficaces colaboradores a una República Dominicana como la idearon, poniendo los cimientos, nuestros Padres de la Patria.

 Sor Estela Ovalles, fma.

 

About the Author:
Llegamos al país en el 1937, para la educación y evangelización de los jóvenes
Posted in Reflexión para la vida