La Madre Yvonne Misionera de Esperanza y Alegría

 

A la llegada de la Madre Yvonne los corazones se alegran y las hermanas, niños y jóvenes presentes entonan el canto de bienvenida.

El abrazo de una verdadera Madre no se hace esperar, saluda con gran amabilidad a todas y expresa la alegría que siente de estar entre nosotras.

La niña Scarlet Valenzuela de la Escuela Celina Pellier en representación de todos los niños le dirige unas palabras augurándole;  que su paso sea el paso de María por cada una de nuestras comunidad, le ofrecen una canastas de frutas tropicales que representan la diversidad y riquezas de nuestras tierras. Pues así como la tierra dominicana es fértil de igual modo ellos quieren crecer cada día dando frutos de santidad.

Sus palabras concluyen reafirmando que la presencia de la Madre renueva nuestro corazón oratoriano y en consonancia con el lema pastoral del año le invitan a apuntarse en nuestro viaje.   

About the Author:
Llegamos al país en el 1937, para la educación y evangelización de los jóvenes
Posted in Noticias de vida