Mes de María

Un poeta escribió:

Ya vino el mes de mayo

luciente y bello

el sol baña de luces

los campos yelmos

todo muestra sus galas

y sus colores

a la Virgen que viene

buscando flores.

Si, nuestra Madre viene buscando las flores de nuestro amor, las flores de nuestra confianza filial en ella, las flores de la obediencia y aceptación de la voluntad de Dios, las flores de la escucha de la Palabra, las flores del intercambio y solidaridad a favor de los más necesitados.

Don Bosco puso su confianza en la Virgen, en la maestra del sueño de los nueve años. Ella lo condujo desde niño cerca de mamá Margarita a confiar en la Providencia, a contemplar la gloria de Dios a través del cielo estrellado, a templar su carácter en el duro trabajo del campo y a abrirse por caminos difíciles en pos del pan de la enseñanza, a decidir su opción sacerdotal en una dedicación plena a los niños y jóvenes de las calles frías de Turín, de las cárceles oscuras de esa época y de la juventud inquieta de ayer y de hoy.

Su confianza en María Auxiliadora, fue tal, que él mismo pudo afirmar: ¨Ella lo ha hecho todo¨ y el pueblo al referirse a la Auxiliadora, la llama ¨la Virgen de Don Bosco¨.

Acudamos con confianza en María, para con Ella y como Ella continuar repitiendo nuestro al Señor y escuchando de su vos materna: ¨Hagan lo que Él les diga¨

Sigamos corriendo con Ella, como Don Bosco, por el sendero de espinas y rosas, junto con nuestros jóvenes, al encuentro de Jesús Buen Pastor, el maestro por excelencia, el amigo que nunca falla.

La Virgen sigue buscando flores en el mayo de tu corazón. ¿Quieres regalarle lo mejor de tu jardín?…

A manos llenas ofrezcámosle  lo mejor de nuestras flores perfumadas de amor y confianza, de pureza y candor.

mara-auxiliadora-y-don-bosco-1-638

                                                                       Sor Petra Elena González  

About the Author:
Llegamos al país en el 1937, para la educación y evangelización de los jóvenes
Posted in Reflexión para la vida