Perdonar  hasta setenta veces siete.

 

Perdonar es participar de la ternura de Dios,  quien siempre perdona.

El perdonar te colma de paz y contribuye a tu crecimiento personal.

Perdonar con generosidad nos prepara “al encuentro  lleno de confianza con la fidelidad y misericordia del Padre” en el sacramento de la Reconciliación.

Perdonar es “superar todo  resentimiento y susceptibilidad”.

La Liturgia nos regala un espacio privilegiado de vivencia del perdón.

La Eucaristía nos va orientando constantemente  al perdón que Dios nos ofrece.

La Eucaristía y el Sacramento de la reconciliación nos estimulan a vivir “los valores evangélicos del perdón y la corrección fraterna”.

Perdonar es cerrar heridas y colocar en ellas el bálsamo de la paz, experimentando el perdón de Dios a quien acudimos diciendo: “Perdónanos nuestra deudas así como nosotros perdonamos a nuestros deudores”.

La  paz interior que sucede al acto de perdonar, invade tu corazón cuando sigues el mandato de Jesús, “Perdona hasta setenta veces siete”.

                                                                                                                                                                                                                                                                          Por: Sor Petra Elena 

About the Author:
Llegamos al país en el 1937, para la educación y evangelización de los jóvenes
Posted in Reflexión para la vida